Español Catalano Italiano French English
Leyendas de Girona

Leyendas de la Girona medieval: el ama de San Narciso 

Asociación Informadores Turísticos de Cataluña

GUIA TURISTICAS GIRONA - LEYENDAS DE LA GIRONA MEDIEVAL

EL AMA DE SAN NARCISO
Guias Turisticas de la Girona Medieval La Mayordoma La Gobernanta de San Narciso: Podemos llamarla Perpetua, Gobernanta o Mayordoma, pero en realidad era la tía de Santa Afra, (que en relación con el viaje que hizo San Narciso en Augusta - Augsburgo), que acompañó al obispo cuando vino a vivir a Girona. La Mayordoma fue una mujer de unos cien años, gorda, presumida y cotilla. Tuvo la fama de ser una buena cocinera y óptima conocedora de las artes esotéricas. 

Tenia que ir vestida con vestidos de colores chillones y con cascabeles cosidos en los dobladillos de la falda para hacerse notar a la gente cuando llegaba. Cuando se paseaba por la ciudad se hacia acompañar por los criados que llevaban consigo una silla para hacerla descansar.

Las dotes de cocinera de la Perpetua fueron famosas, inventó manjares muy sabrosos, ganso con peras, manzanas rellenas y Butifarra de sangre. Conoció las plantas y por lo tanto preparó medicinas y supo hacer hechizos. También fue famosa por su conocimiento de las artes esotéricas. Una vez, cuando la hicieron enfadar, hizo de modo que todas las iglesias de Girona se llenaran de telarañas llenas de arañas inmensas y pintadas.

Un día como de costumbre, cotilleó de modo irreverente sobre San Narciso, que enfadado por su comportamiento hizo de modo que perdiera todos los conocimientos y todos sus poderes.

Por este motivo se convirtió en el hazme reír de la ciudad. La gente viéndola pasar le tiraba las sobras de comida.
Un día en cambio, tuvo una visión que preveía el martirio y la muerte de San Narciso y San Félix su diácono, (no confundir con San Félix o San Feliu de Girona, que fue asesinado por Daciano a San Feliu de Guixols). 

Cuando sus presentimientos se hicieron realidad, la Mayordoma se enterneció se llenó de humildad y se dedicó a la cura de los enfermos y de los indefensos. Poco antes de morir, hizo encender un fuego delante de la puerta de la Catedral e inventó la sopa de menta. 

Cuando murió, los gerundenses se encargaron de la sepultura pero la preocupación por su dimensión a consecuencia del peso de la mujer, desapareció cuando levantándola se percataron que pesaba menos que un gorrión....

Por este motivo frente a los baños árabes de Girona hay una curiosa escultura de una mujer gorda con las alas con la siguiente placa:

PICULIVES, 1935-1998)
LA MAYORDOMA DE SANT NARCÍS
ESCULTURA OFRENDA DEL AUTOR DE AMIGOS
DE GIRONA ANTIGUA Y ARQUEOLÓGICA DE GIRONA ESPAÑA
13-MAYO-1973